YA RIGE LA QUITA DE SUBSIDIOS PARA ELECTRICIDAD, GAS Y AGUA

Están afectados los porteños de los barrios lujosos y los countries de todo el país.
La quita de subsidios a los servicios de electricidad, gas y agua de casi 280 mil familias -más de un millón de personas- que habitan los barrios porteños más caros y los countries de todo el país comenzó a regir ayer, por lo que recibirán entre enero y febrero facturas cuyos importes tendrán aumentos de hasta el 350 por ciento.
La quita de subsidios no sólo impactará en el volumen total a pagar, sino que también dejará sin efecto el descuento que tenían el costo del kilovatio o el metro cúbico.
El Gobierno también comenzará a enviar en las próximas horas las cartas a miles de familias que viven en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano preguntándoles si consideran que deben seguir recibiendo el subsidio, con vistas a un futuro recorte.
El Poder Ejecutivo se vio obligado a adoptar esta medida porque los subsidios se dispararon de tal forma que se llevan unos 70.000 millones de pesos anuales del Presupuesto, y parte de los mismos se pretende destinar a otros fines, como obras públicas.
GASTO
El ajuste también se explica en que el Gobierno debe poner en orden el gasto público que dejó crecer en el año electoral, donde los egresos del Fisco subieron al 35 por ciento.
Un total de 278.502 hogares de todo el país deberán afrontar la quita total de los subsidios que tenían en los servicios esenciales junto con los aumentos tarifarios.
Además, los usuarios residenciales de determinados barrios de la capital federal y la zona norte del Gran Buenos Aires comenzarán a recibir una declaración jurada que deberán completar aquellos que pretendan seguir manteniendo los subsidios.
Los que no contesten o no sean admitidos por el Gobierno, perderán los subsidios en un plazo de 35 días.
El plan de quita de subsidios arrancó en diciembre con la quita de los beneficios a varias actividades industriales y de servicios, entre los cuales estaban los bancos, petroleras y casinos. Según los números oficiales, con esa medida se ahorrarán 600 millones de pesos anuales.
El segundo paso incluyó la extensión de la quita de subsidios a las empresas refinadoras de combustibles, procesadoras de gas, aceiteras, agroquímicas y productoras de biocombustibles, con un ahorro estimado en 3.500 millones de pesos anuales.
El ahorro que se obtendrá por la quita de subsidios a los hogares será de unos 570 millones de pesos anuales.
ORGANISMOS
También se decidió aplicar una quita directa de los subsidios a los organismos públicos, las autopistas y el alumbrado público que están a cargo de la administración porteña de Mauricio Macri. Por esta vía, el ahorro que esperan obtener los funcionarios llega a los 230 millones de pesos anuales