REDUJERON A TODA UNA FAMILIA Y LOS ASALTARON EN EL CENTRO DE PILAR

El pasado viernes 6, luego de las 20:30 hs. tres delincuentes entraron en una vivienda ubicada en Victor Vergani, entre Martignone y Camilo Costa y asaltaron a una familia.
Todo comenzo cuando Carlos uno de los hijos de la familia Ros, llegó y tras estacionar su automóvil, ingreso a su casa como lo hace habitualmente por el porton de la calle, fue en ese momento que tres sujetos lo abordaron y lo golpearon con la culata de una pistola en la cabeza, obligándolo a ingresar con ellos.
En la casa se encontraba el padre del joven abordado, su mamá, una hermana y su mujer con su pequeña hija, una vez adentro, los delincuentes amenazaron a todos con sus armas y comenzaron a tomar los objetos de valor, dinero, celulares, computadora portátil, cámara fotográfica, joyas y alhajas.
Según allegados a las víctimas, los delincuentes actuaron con mucho profesionalismo y hasta les remarcaron a las víctimas que “estaban trabajando”. Tenían sus caras descubiertas pero uno de ellos utilizó guantes de jardinería para revolver la vivienda en busca de valores.
Los ladrones hicieron que la chica de 25 años despertara a su padre y en esa habitación, lo maniataron junto al resto de su familia, excepto a la joven madre y su beba, a quienes dejaron sentadas en el living de la casa.
Los delincuentes se tomaron su tiempo para revisar toda la vivienda en busca de objetos de valor y dinero e incluso se llevaron el sueldo del joven que llegaba de trabajar y había cobrado.
Según trascendió los malvivientes tenían entre 30 y 40 años y estaban bien vestidos, los tres llevaban puestos jeans y suéter, uno gris, otro negro y el tercero rojo. Las mismas fuentes remarcaron que los delincuentes, en todo momento les transmitían tranquilidad a sus víctimas. Pero a pesar de sus sigilosos movimientos, fueron violentos y volvieron a golpear al joven de 29 años, dentro de la vivienda.
Al mismo tiempo, relataron que les ofrecieron los rodados de la familia y los ladrones les respondieron que no los necesitaban y mientras revolvían la casa por completo, les dijeron: “éste es nuestro trabajo”.
Luego de recolectar todas las pertenencias de valor más pequeñas, que no llamaran la atención al salir, y el dinero que había en la casa, captó la atención de las víctimas que los delincuentes cargaron sus armas con balas que tenían en los bolsillos y las martillaron, antes de salir de la vivienda.
En la huída, los delincuentes dejaron la puerta de la casa y la de las rejas abiertas, como para llamar la atención de los vecinos y que alguno vaya en ayuda de la familia.
Los vecinos que avisaron a la policía, dieron cuenta de que algo había pasado en la casa de la familia Ros, lo asociaron con los tres hombres que caminaban rápidamente, hacia la calle Camilo Costa.
Entre los celulares que se llevaron, había uno que tenía rastreador, pero según remarcaron, la compañía dijo que no era posible ubicarlo.
En tanto, agentes de la Comisaría 1ª de Pilar y de la Policía Científica, estuvieron en la vivienda asaltada y tomaron huellas del lugar.
Pero según los vecinos descontentos con el hecho, creen que habría algún rodado de apoyo, y la policía no rastrillo la zona por si los delincuentes andaban a pie.