RECLAMO DE JUSTICIA EN MATHEU Y DESTACABLE ACTITUD DEL INTENDENTE

En la noche de ayer, viernes 2 de setiembre, familiares del joven Mario Alzugaray, acompañados por decenas de vecinos de la localidad de Matheu, realizaron otra marcha para pedir justicia por Mario Alzugaray (26), el joven asesinado en el living de su casa de un balazo en el pecho para robarle. Los detalles de este hecho, ocurrido el pasado 3 de agosto pasado, fueron publicados oportunamente por Realidades, incluyendo los procedimientos llevados a cabo posteriormente en la localidad de Villa Rosa, a consecuencia de los cuales hubo dos detenidos ( un mayor y un menor).
Según una fuente policial, con estas aprehensiones, al homicidio de Alzugaray se lo consideraba esclarecido.
Al parecer, hoy en día la cosa no sería así, ya que los padres del muchacho asesinado, otros familiares y vecinos de Matheu, vienen realizando marchas en forma sistemática reclamando justicia y criticando el accionar policial en lo que hace a la investigación del homicidio, señalando que no son informados sobre el desarrollo de las actuaciones sumariales.
En esta última marcha, que se inició en la plazoleta Domingo Nazarre, recorrió la Ruta 25 y se detuvo frente a la subcomisaría local, los manifestantes reclamaron la presencia del titular de esa dependencia, subcomisario Claudio Tonelli, al que le exigieron que dijera cuales eran las novedades de la causa. Tonelli explicó que los pasos de la investigación del homicidio estaban en manos de la fiscalía actuante y que un sujeto mayor de edad estaba en la cárcel de Campana, pero esta respuesta enardeció a la gente que a los gritos trataron a Tonelli de mentiroso.
Las expresiones de los manifestantes, que en un principio pedían justicia, se transformaron en insultos hacia la policía y desataron una nueva exigencia: “que venga el fiscal a dar la cara”; finalmente los vecinos se comprometieron en hacer una nueva marcha el próximo viernes por la tarde que incluirá el corte de la ruta 25.
Respecto a esto, desde la redacción de Realidades se hizo una conexión con una integrante de la secretaría privada del Intendente Sandro Guzmán, la que aseguró que hace una semana el Jefe Comunal atendió a la madre del chico asesinado y puso un abogado a disposición de la familia, por lo que actualmente los padres de Mario Alzugaray cuentan con el patrocinio legal necesario para intervenir en la causa como “particulares damnificados” (querellantes) pudiendo ofrecer elementos probatorios, testimonios, exigir diligencias, pedir y leer el expediente y hasta participar junto con el fiscal en el enjuiciamiento de los imputados.
Y aquí surge un verdadero interrogante: teniendo todas estas prerrogativas ¿ Para que las marchas ?… o es que detrás de las mismas hay algún interés político que se aprovecha del dolor de una familia.