NILDA GARRÉ CRITICÓ “LA FALTA DE CONTINUIDAD DEL CONTROL POLÍTICO» SOBRE LA POLICÍA BONAERENSE

A horas de ser ratificada por la Presidente, la titular de la cartera de Seguridad lamentó las decisiones adoptadas en la fuerza provincial. «Si se negocia sin tomar las riendas, se contribuye a la prostitución y a la corrupción», declaró.
Además la ministra advirtió: «Si uno cree que la forma de solucionar el problema es algún tipo de negociación con las fuerzas, pero sin asumir las riendas del problema, lamentablemente esa autonomía lleva a deformaciones muy grandes y contribuye a la prostitución y a la corrupción de algunos sectores de las fuerzas».
En declaraciones radiales, Garré destacó que los ex ministros de Seguridad bonaerenses Juan Pablo Cafiero y León Arslanián hicieron «esfuerzos muy serios» para producir cambios y controlar a la policía provincial. “Pero no hubo continuidad lamentablemente en esas tareas».
«Yo creo que se había avanzado, la continuidad es fundamental y una vocación irrenunciable de ejercer el control político de las fuerzas», amplió Garré.
Recientemente Scioli y Casal dispusieron una nueva reforma en el esquema policial provincial, que incluyó el retiro del jefe de la fuerza, Juan Carlos Paggi, reemplazado por su número dos, Hugo Matzkin. En ese marco, se anunció la creación de una Policía de Prevención Municipal, y al mismo tiempo se resolvió dar impulso a la Policía Judicial.
Realidades ha publicado antes de ahora que la ministra habría “sugerido” que junto con Paggi también se fuera Ricardo Casal y que el jefe de policía sea lisa y llanamente un civil, cosa que hasta ahora no se dio, pero puso en evidencia que Garré no está de acuerdo con la política de Scioli para la Policía Bonaerense, máxime que en este aspecto está asesorada por el propio León Arslanián hombre a los que la mayoría de los policías de jerarquía media para arriba consideran lisa y llanamente un enemigo de la Fuerza.