MIENTRAS LA MUNICIPALIDAD SIGUE INTRODUCIENDO REFORMAS EN LA RUTA 26 HAY USUARIOS QUE LA ROMPEN

Durante el transcurso de la semana los conductores de automóviles, colectivos, camiones, etc. que utilizan la renovada Ruta Provincial 26 en el partido de Escobar pueden observar que la municipalidad local le está colocando a las líneas amarillas que indican no adelantarse, reflectores del mismo color adheridos al asfalto. El trabajo se hace de día causando una mínima molestia con la colaboración de la Policía de Tránsito Municipal.
Pero, en forma permanente se sigue observando que muchos conductores desaprensivos siguen evitando los retardadores de velocidad ( lomos de burro) haciendo un zig-zag, circulando por la banquina y por la bicisenda, a la que para mal de los ciclistas ya le hicieron profundos baches.
A pesar que las indicaciones de no adelantarse están a la vista, en forma permanente se puede ver que superando holgadamente la velocidad máxima de 60 kilómetros hay conductores que se adelantan como bólidos en las bocacalles poniendo en peligro a quienes circulan por la mano contraria y a los que salen a la ruta por una trasversal.
La ausencia de controles elementales en el tránsito es notoria y a consecuencia de ello la Ruta 26, con todas sus mejoras, se está convirtiendo en un autódromo donde muchos conductores de automóviles, colectivos y hasta de pesados camiones con carga se sienten los ases de las pistas jugando a ver quién la rompe primero.