LOS TRABAJADORES QUE USAN PARA VIAJAR LA LINEA “ 60 ” SE VIERON SORPRENDIDOS POR UN NUEVO PARO, HASTA CUANDO?

A las 4 de la mañana del lunes 12 de diciembre, otro paro de la línea 60 tomó por sorpresa a miles de usuarios de Escobar que pretendían viajar a Capital Federal, que perdiendo premios por presentismo y puntualidad se vieron obligados a buscar una alternativa para cubrir ese trayecto.
La medida de fuerza fue tomada con el objetivo de denunciar una «amenaza de muerte» contra uno de sus compañeros por parte de una «patota que responde» a la empresa MONSA, a cargo del servicio, así lo hicieron saber los conductores, agrupados en la Comisión Gremial Interna (CGI).
Después de tres horas de paro, los choferes de la línea 60, una vez que perjudicaron a los trabajadores de menos recursos que usan para viajar a esta empresa, decidieron retomar sus actividades tras mantener un diálogo con representantes de la empresa, aunque advirtieron que quedan en “estado de alerta” por las supuestas amenazas que según denunciaron volvieron a recibir.
Un delegado explicó que «aunque los colectivos vuelven a circular, continúa el estado de alerta y movilización porque no ha habido una respuesta de la empresa. Reiteramos que hubo amenazas a trabajadores» por lo que «pedimos que abandonen las cabeceras las personas que protagonizan las amenazas actuales y que ya produjeron los hechos de violencia anteriores».
Esta vez, para perjudicar un poco menos a los miles de trabajadores que usan a la línea para llegar a sus lugares de trabajo, adelantó que «si no hay una respuesta positiva, a la cero hora de mañana retomamos la medida y nuevamente se para el servicio».
En su mayoría los pasajeros que se sienten constantemente perjudicados por estas medidas que finalmente no están muy bien fundamentadas, piden a las autoridades nacionales y provinciales que se revea el piso de la empresa y que se reparta entre empresas más chicas.