LA MUNICIPALIDAD DE ESCOBAR COMUNICA A TODOS LOS VECINOS:


La Municipalidad de Escobar repudia firmemente la mala intención, la tergiversación y el aprovechamiento político de parte de algunas organizaciones y personas ante las necesidades reales de algunos ciudadanos en situación crítica.
El desalojo ocurrido la semana pasada en el Barrio Villa Alegre de la localidad de Belén de Escobar, fue realizado por la Justicia, sin intervención de la Municipalidad, ya que se trata de terrenos privados, lo que consta en el Juzgado de Garantía Nº3 bajo la causa Nº 0003892 y en la Fiscalía con el IPP Nº4258/11, como consecuencia de la denuncia realizada por el señor Tallarica, dueño de los terrenos en cuestión.
Fue lamentable la participación en manifestaciones públicas, de gente que ni siquiera se puede comprobar que sean del Partido de Escobar, representantes que se dicen del Partido Obrero y otras instituciones que de manera anónima alientan la violencia y el delito. Personas que no tienen intención de dar la cara formalmente por nadie y con quienes, por esto mismo, es imposible establecer un vínculo, porque sólo participan con actitudes delictivas, confusas y hasta marginales.
Lo que está en juego es la vivienda de decenas de familias, muchas de ellas con niños y mujeres embarazadas que fueron engañados en su mayoría, por aprovechadores que, a cambio de dinero, prometieron una tierra que no le pertenecía y que sabían a ciencia cierta que algún día el dueño real reclamaría con todos sus derechos legales.
La Municipalidad de Escobar está atendiendo algunas de las necesidades de las familias desalojados, a través de su Secretaría de Desarrollo Social y se ha reunido con representantes a través del Secretario de Gobierno, donde se confirmó que el dueño del terreno está evaluando la posibilidad de vender el mismo a las familias que deseen comprar.
Solicitamos a los vecinos que se sientan defraudados, en cualquier caso, por la compra de terrenos que no poseen documentos legales, que hagan la denuncia correspondiente para evitar futuros desalojos.