GUZMÁN INSPECCIONO JUNTO A FUNCIONARIOS EL TAJAMAR

El_Intendente Sandro Guzmán junto al Jefe de Gabinete Walter Blanco, ingresaron a uno de los cauces entubados del Arroyo Tajamar, que fue construido en el año 1996, para ver personalmente el estado del mismo al comienzo de las nuevas tareas hidráulicas.
El arroyo Tajamar cuenta con dos cauces entubados que atraviesan la localidad de Belén de Escobar y que resultan de suma importancia a la hora de drenar el agua de las tormentas en el casco céntrico y barrios aledaños.
Luego de varios estudios realizados por técnicos y especialistas, y de las obras hidráulicas llevadas a cabo en distintos puntos estratégicos de la ciudad de Belén de Escobar, el equipo de la Secretaría de Control de Gestión e Inspección Pública, encaró un operativo dentro de uno de los entubamientos del Arroyo Tajamar, a fin de realizar nuevos trabajos que permitan que el agua drene más rápido y mejor, y bajar los niveles de inundación causados por las fuertes tormentas que se vienen dando.
Uno de los trabajos incluirá limpieza de viejos materiales que quedaron de los años de su construcción, los cuales impiden el rápido paso del agua. A su vez, se llevarán a cabo tareas para su mejoramiento general.
Se trata del cauce que atraviesa el casco de Belén de Escobar hacia Barrio Lambertuchi. En tanto que el segundo, que va hacia la entrada de la ciudad, será estudiado y recorrido en los próximos meses.
Dicho cauce, se encuentra obstruido en más de un 80% en casi toda su extensión, y hasta un 100% a la altura de Las Heras y Colón, razón por la cual funciona actualmente como reservorio en lugar de hacerlo como pase de caudal. El equipo municipal realizó una recorrida por todo el entubamiento, que es de 2 x 4 metros aproximadamente, como última instancia para encontrar la solución definitiva a las inundaciones que se viven en algunos sitios de la localidad.
“Estamos haciendo todo lo posible para evitar las grandes acumulaciones de agua en las calles de Belén, consecuencia de las fuertes lluvias que se vienen dando. El entubamiento que recorrimos se encuentra obstruido por algunos materiales que quedaron desde su construcción y que con el paso del tiempo, de forma natural fueron arrastrados por el agua hasta dejar cerrado el cauce”, contó Sandro Guzmán.
Y explicó que “me encontré en sitios donde el entubamiento tiene 2 metros de altura, cerca de 1,5 metros se encuentren obstruidos con barro y restos de basura acumulados que por falta de corriente de agua, se fueron asentando allí”.
La Municipalidad de Escobar encaró un trabajo de desobstrucción dentro del entubamiento, luego de lo cual se continuarán estudiando cada uno de los ramales para comprobar su funcionamiento, y realizar, en forma paralela, la reparación de las bocas de tormenta actuales y la construcción de nuevas y más grandes bocas que faciliten el rápido drenaje del agua en casos de fuertes tormentas como las que se vienen registrando en los últimos años.