GRITOS, GOLPES Y CONATO DE AGRESIÓN EN EL CENTRO DE MONITOREO MUNICIPAL DE ESCOBAR

El viernes de la semana pasada trascendió que en las instalaciones del centro de monitoreo de la municipalidad de Escobar, ubicado en la Colectora Este entre Estrada y Tapia de Cruz, entre un empleado jerárquico de apellido Castellano y otro empleado apellidado Pizarro, se generó un escándalo de proporciones menudeando los gritos y hasta puñetazos contra las paredes de una oficina, “ una situación sumamente desagradable que nos puso mal y nos asustó a todos” señaló una fuente, agregando después “en la oficina las discusiones se generan seguido, pero como la que ocurrió el otro día, no quiero hacer nombres pero hay un personaje que provoca las discusiones…”
terminó diciendo el/la informante. ¿ Será cierto ?.