GOLPEADA POR UNA PATOTA OFICIAL DE POLICÍA FEMENINO FUE A PARAR AL HOSPITAL

A consecuencia de una intervención policial para controlar a una “patota” en el corredor nocturno de Pilar, dos oficiales recibieron heridas de consideración. A un oficial principal le fisuraron un brazo y una oficial femenina terminó con contusiones y hematomas por golpes de puño y patadas.
Una fuente de la Jefatura de Policía Distrital de Pilar informó que todo ocurrió a las 3:45 del domingo pasado cuando una “patota” integrada por siete jóvenes de entre 18 y 25 años de edad, fueron sacados por “patovicas” del interior del boliche Pool Eros, por provocar varios desórdenes.
A la salida del boliche los jóvenes arremetieron violentamente contra la puerta principal del salón con patadas, golpes y piedrazos.
Efectivos policiales de la Comisaría 1ª de Pilar, del Servicio de Apoyo Policial (SAP) y de la Patrulla Comunitaria Municipal que estaban apostados en las inmediaciones actuaron rápidamente y trataron de persuadir a los jóvenes para que se tranquilizaran y depusieran su actitud.
“Los chicos” ni siquiera escucharon a los policías y empleados municipales y los atacaron con piedras y cuellos de botellas rotas generando un enfrentamiento de tal magnitud que nada pudieron hacer los funcionarios para controlar la situación; una oficial de policía de 24 años afectada a la comisaría local, fue derribada al piso, golpeada salvajemente con patadas por los agresores que trataban de arrebatarle el arma reglamentaria, cosa que no lograron ya que tuvieron que enfrentar a un oficial principal al que finalmente le lesionaron un brazo. A raíz que la oficial que golpearon en primer término quedó sin sentido en el suelo los integrantes de la patota se dieron a la fuga pero uno de los integrantes pudo ser detenido, se trata de un sujeto de 21 años, con domicilio en Los Alelíes y Las Hortensias del barrio Los Cachorros de Del Viso que ya ha sido aprehendido varias veces por personal de la Comisaría Pilar 7ª.
La oficial agredida se encuentra internada en el Hospital Universitario de la Capital Federal, con politraumatismos varios, múltiples excoriaciones, golpes y hematomas en diferentes partes de su cuerpo; en cuanto al oficial Principal en el hospital de Pilar le inmovilizaron el brazo con un yeso y se retiró a su domicilio.