FAMILIARES DE UN JOVEN QUE SE SUICIDÓ EN LA COMISARÍA DE CAMPANA ASEGURAN QUE MURIÓ GOLPEADO POR LA POLICÍA

Comprometida sería la situación del comisario Marcelo Páez, titular de la comisaría de Campana, como así también la del personal de esa seccional que estuvo de guardia el sábado 21 de mayo pasado, ya que los familiares denuncian que el joven que murió en el calabozo de esa seccional no se habría suicidado y aseguran que fue golpeado brutalmente por la policía. El titular de la comisaría habría intentado pagar el sepelio para “calmar a la familia” según dijo uno de los hermanos del muerto.
“No se suicidó, lo mató la policía”, denunciaron ayer los familiares de Juan Emanuel Aguirre, quién apareció muerto en un calabozo de la comisaría local el pasado 21 de mayo. ” El fiscal nos informó que las pericias confirman que a mi hermano lo golpearon salvajemente”, expresaron los hermanos de Aguirre y su madre, “ ahora también le haremos saber lo que ocurrió a “Crónica” aseguró uno de estos familiares que tuvo una comunicación telefónica con Realidades.
El joven, padre de tres hijos -de 3, 5 y 8 años-, apareció muerto en el calabozo de la comisaria adonde había sido trasladado horas antes tras ser detenido por un presunto hecho de abuso. “Nos cierran todas las puertas, pero vamos a pelear para que se haga justicia. A mi hermano lo mataron, ¿ por qué ? no sé, pero él no se suicidó. Una hora antes había estado hablando con otro de mis hermanos y estaba bien, después apareció muerto y todo golpeado, además, ese día uno de sus hijos cumplía los años ¿ Como se iba a suicidar ? “, Insistió el hombre, quien aseguró que hay pericias que así lo prueban.
La investigación del caso está en manos del Fiscal Juan José Montani, quien pasada la Feria Judicial, deberá decidir en base a las pericias existentes si procesa o no a alguno de los policías que estaban de servicio esa tarde, incluyendo al propio titular de la seccional el comisario Marcelo Páez, a quien la familia acusa de querer tapar el hecho: “Quiso pagar el sepelio de mi hermano, no sabía cómo hacer para tapar todo”.
Aguirre trabajaba en un horno de ladrillos en el barrio Las Praderas, una micro empresa que había heredado de su padre y según denuncia su familia varias veces habría sido visitado por policías quienes le “exigían ladrillos gratis”. ” Ese es el único problema que tenia con la policía”, resaltó su hermano mayor.
Ayer, lunes 1º de agosto la familia y amigos de Juan Emanuel Aguirre realizaron una movilización reclamando justicia, lo hicieron frente a la comisaría de Campana y al edificio donde funciona la fiscalía que se ocupa de la causa.