EL AUMENTO DE LA INSEGURIDAD EN EL PARTIDO DE ESCOBAR ES UN EMBUSTE, MUY ATRÁS QUEDÓ EL FAMOSO GOBIERNO DE PATTI CON SUS 75 MUERTOS EN OCASIÓN DE ROBO, ENTRE ELLOS SIETE POLICÍAS

¿ Cuando estaba Patti no sucedía esto ?… dicen los que son el remanente del famoso PAUFE ( y por remanente leáse lo peor de lo peor ) y algunos comunicadores sociales a los que Patti les daba de comer con la mano cuyos nombres y apellidos puedo hacer público en cualquier momento y ante cualquier tribunal.
¡Sí !, soy muy duro, pero a pesar de que Luis está preso, alguien tiene que salir a la palestra para poner en evidencia que en materia de seguridad fue un mito inventado por él mismo y por supuesto, con la colaboración de varias personas que aún hoy, los que están vivos, no pueden creer quien era el famoso superpolicía que fue a Catamarca enviado por Menem para “embarrar la cancha” en el caso María Soledad.
No es necesario ahondar mucho para demostrar que durante su gestión como intendente, dejando de lado los hechos de corrupción, Escobar era realmente la “Caldera del Diablo”, la inseguridad que existía en esos momentos se podía comparar a la del distrito de Matanza.
Pirateadas del asfalto al por mayor, decenas de asaltos a las casaquintas especialmente cuando sus propietarios estaban de fiesta con muchos invitados, robos a los quinteros bolivianos a los que en la mayoría de los casos llegaron a torturar con picana eléctrica, pero sin hacer un relato pormenorizado, simplemente basta señalar que mientras duró el mandato de Luis Patti en Escobar se produjeron 75 homicidios en ocasión de robo. ¡ Si, leyó bien… setenta y cinco, entre ellos los de 7 policías !.
Tal vez algunos memoriosos recuerden apellidos como Ghelhorn, Thau, Iuale, Zinner, Fateche, el diariero Horacio Vidal, la farmacéutica Ana María Ronde, el decapitado Pascual Pettiti, Repetti, los muertos que aparecían en los basurales, etc. etc.; ¡ no, no fue durante la dictadura !, ocurrió durante un gobierno democrático.
En materia de inseguridad durante el mandato de Patti se escribió una página negra en la historia de Escobar, a tal nivel que hoy, los escobarenses podemos decir que vivimos una relativa seguridad.
El material periodístico que se menciona en esta crónica es propio y para que no haya confusiones es necesario aclarar que yo también estuve entre las personas que actuando de buena fe apoyaron a Luis Abelardo Patti para que llegue a ser intendente de Escobar. Al poco tiempo nos dimos cuenta que nos equivocamos.
Roberto E. Martín