DÍA A DÍA AUMENTAN LOS CHOQUES EN LA RUTA PROVINCIAL 26

Era de esperar… una de las obras más elogiadas por la gente que la transita es sin lugar a dudas la ampliación, repavimentación, desagüe e iluminación de la Ruta Provincial Nº 26, que de ser una angosta capa asfáltica llena de baches, sin iluminación ni señales e inundable en gran parte, gracias a la gestión del intendente Sandro Guzmán pasó a ser casi una autovía para tránsito ligero sin cobro de peaje, excelentemente iluminada y señalizada, en la que nadie observa que está transitando por una zona urbanizada donde la velocidad máxima es de 60 km. por hora. Los accidentes, gracias al Señor, hasta ahora sin resultados luctuosos, se repiten a diario. Particulares, colectivos y camiones superan holgadamente los 80 km. por hora, los últimos, cargados por demás, se convierten en bólidos imparables y de nada sirven los dos lomos de burros que colocaron recientemente. La Ruta Provincial Nº 26 ahora necesita controles estrictos, por lo menos dos semáforos más y ¿ porque no ? una balanza para los camiones que para evitar el peaje de la Panamericana toman por la 26 hasta la Ruta Nacional 8.