DETIENEN EN SAN NICOLÁS A OTRO PRÓFUGO POR EL ASALTO AL BLINDADO COMETIDO EN GARÍN

TELAM. Un hombre que estaba prófugo por el asalto a un blindado en el que mataron a dos policías en noviembre de 2010, en la localidad de Garín, fue detenido en el partido de San Nicolás, informaron fuentes de la fuerza. El acusado fue identificado por la policía como Edgardo Ariel Pelleri (36), quien se convirtió en el 14to. detenido por el intento de robo en el que asesinaron a los custodios Darío Fabián García (46) y Rubén Fangio (42).
De esta manera, a los investigadores policiales sólo les resta detener a un prófugo para esclarecer el hecho por completo.
Fuentes policiales informaron a Télam que Pelleri fue detenido en jurisdicción de la comisaría 3ra. de San Nicolás, en el norte de la provincia de Buenos Aires.
Allí, el personal del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) local llegó hasta una vivienda en el marco de la investigación por el robo de una moto.
Al ver la llegada de los efectivos, un hombre que estaba dentro del inmueble quiso escapar a la carrera pero fue perseguido y detenido a los pocos metros por los policías.
Una vez apresado, los agentes identificaron al sospechoso como Pelleri, sobre quien pesaba la orden de captura por los homicidios de García y Fangio, dijeron los informantes.
Un jefe policial que participó del procedimiento indicó a Télam que a partir de las primeras tareas investigativas se sospecha que el ahora detenido había estado más tiempo oculto en la vecina provincia de Santa Fe que en la casa de San Nicolás donde lo localizaron.
El anterior prófugo del asalto al blindado que localizaron fue Diego Gabriel Guardo Monte (34), alias “El Sucio”, quien en febrero pasado murió luego de tirotearse con policías en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas.
Según los investigadores, el hombre fue visto en un auto robado y cayó muerto en una casa de Los Polvorines donde el delincuente había tomado como escudo humano a su dueño, mientras que un cómplice logró escapar de la policía.
De acuerdo a los pesquisas, Guardo recibió al menos tres impactos de bala -uno en el mentón, otro en una axila y el tercero en el pecho-, en tanto que el rehén y los policías resultaron ilesos.
Horas más tarde y gracias a los tatuajes, a las fichas dactilares y al reconocimiento positivo de una prima, la policía advirtió que el delincuente muerto era “El Sucio”, quien desde noviembre de 2010 tenía orden de captura por el intento de robo al blindado.
En poder del delincuente se secuestró la pistola Glock calibre 40 y el revólver 38 marca Tanque que empuñaba en cada mano y además, una cartera celeste con 2.500 pesos en efectivo, cuatro relojes y joyas, presumiblemente producto de robos.
Asimismo, dentro del auto en el que se movilizaba, los peritos encontraron un chaleco antibala color verde con manchas hemáticas de vieja data que se sospecha podría ser robado a la Gendarmería, vainas calibre 45 y dos cartuchos de escopeta 12/70, armas que disparaba el cómplice que logró huir.
El 10 de diciembre de 2010, Guardo ya había protagonizado otro tiroteo en el barrio Fonavi de Garín contra policías que lo buscaban por la causa del blindado, pero en aquella ocasión bajó de un auto a un conductor, le robó el vehículo y logró escapar a toda
velocidad por la Panamericana. Además, Guardo había protagonizado hacía 10 años una resonante toma de rehenes ocurrida en una estación de servicio de General Rodríguez, en la que mantuvo apuntado con su pistola a un reportero gráfico.
El asalto al blindado por el que hoy detuvieron a Pelleri ocurrió el 23 de noviembre de 2010, cuando al menos 12 delincuentes que circulaban en cuatro autos interceptaron en el kilómetro 38 del ramal Escobar de la autopista Panamericana, un camión de caudales del Banco Provincia que transportaba 19 millones de pesos y 200.000 dólares hacia San Nicolás.
La banda primero mató a los dos policías que manejaban los dos patrulleros que custodiaban al camión de caudales, y luego encerró y comenzó a disparar al blindado con la intención de poder robar el dinero, pero no lo lograron y huyeron sin el botín.
El 3 de noviembre pasado, el fiscal de la causa, Facundo Flores, encabezó al reconstrucción del hecho en la que contó con la activa participación de dos de los imputados, Manuel Carrizo y Raúl Díaz.
Ambos acusados siempre plantearon como coartada ante la Justicia que ese día circulaban por la zona y la banda los tomó de rehenes cuando tuvo que abortar el robo al camión de caudales.
Entre las personas detenidas hay civiles, dos policías acusados de “entregar” el hecho, un bombero y un ex miembro de Prefectura Naval.