COMO EL DE “EL MUDITO” HAY DECENAS DE CASOS

Nuevamente en las crónicas policiales de Escobar aparece este chico conocido como “El Mudito” que tiene a mal traer a los vecinos del Bº Lambertuchi  y que de vez en cuando comete algún robo en la zona céntrica de Belén. La policía lo lleva a la comisaría una y otra vez pero desde la justicia disponen que lo entreguen a sus progenitores, estos no lo contienen y “ El Mudito” vuelve a las calles para seguir cometiendo delitos.
El jueves pasado, un llamado telefónico alertó a la guardia de la comisaría Escobar 1ª sobre la presencia de dos sujetos, uno de ellos armado, recorriendo los comercios ubicados en la calle Spadaccini entre Bernardo de Irigoyen y Sarmiento. Dos oficiales de esa seccional llegaron en un patrullero al lugar indicado aprehendiendo a las personas denunciadas telefónicamente, una de las cuales estaba armado con un revolver calibre 22. Al identificar a los prevenidos los oficiales comprobaron que se trataba de Gonzalo Lencina (18) y su hermano menor… “ El Mudito”. Trasladados a la comisaría y hechas las comunicaciones de práctica, desde el ámbito judicial dispusieron la libertad del mayor y que “El Mudito” sea entregado a los padres.
El sábado 18 al mediodía  un llamado telefónico alertó a la guardia de la comisaría 1ª que en Rivadavia entre Tapia de Cruz y Spadaccini estaban asaltando a un joven. En menos de tres minutos dos uniformados se constituyeron en el lugar comprobando que “El Mudito” asaltó a un chico de su misma edad fingiendo tener un arma en la cintura. Trasladado a la seccional nuevamente se hizo el papelerio de rutina, se alojó al menor en una oficina y en menos de dos horas ya estaba en la calle por disposición de la justicia.
Esta crónica sirve para mostrar nuevamente que la policía trabaja, que realmente aprehenden a los delincuentes pero estos, beneficiados por leyes garantistas en cuestión de horas están en la calle para seguir delinquiendo… Es algo parecido al cuento de “La Buena Pipa”.