ALBERTI CELEBRÓ SU 47 ANIVERSARIO Y SE DESTACÓ EL NOMBRE DEL CURA TOMÁS LLORENTE

La localidad de Manuel Alberti celebró su 47º aniversario, tomando como referencia el año de la creación de la actual estación del ferrocarril Belgrano Norte, que en una primera etapa se llamó Apeadero Km. 42, con una fiesta popular en el boulevard de Santa Inés. A pesar del viento intenso que se desató cuando la tarde iba cayendo hubo una multitud considerable con gran mayoría de gente joven para ver el festival artístico.
Actuaron el ballet folclórico de la Casa de la Cultura de Alberti, el Grupo Malagueña, Eduardo Rojas, El Instinto, Amor Eterno, Taberna de Moe, Román y bailarines, Vany – La Morocha, Hasta el Final y el cierre a cargo del Centro Murga Los Elegantes de Alberti, coordinado todo por Daniel Díaz.
También se rememoró los comienzos de la localidad, se recordó a los pioneros que comenzaron a trabajar muy duro para el barrio cuando no había nada, como por ejemplo la Sociedad de Fomento Dorignac y se destacó la labor de una institución que a principios de la década del ’60 tuvo la visión de concretar una de las plazas centrales, el tendido eléctrico, gestionar la actual Escuela Nº 2 e incluso la estación ferroviaria, para lo cual no sólo se encargó de tramitarla ante las autoridades, sino que tuvieron que pagar ese derecho y luego construirla con sus propias manos.
También se recordó el padre José Roquetta, que más allá de su labor pastoral, fue uno de los impulsores de lo que hoy es el Instituto María Madre Nuestra. Luego del fallecimiento del padre Roquetta, en 1981, llegó hasta Alberti el padre Tomás Llorente que le dio un gran impulso al instituto sumando obras como el gimnasio, el nivel secundario y más adelante el magisterio. También se destacó como clave en la historia de la localidad, la construcción de la parroquia Santa Rosa de Lima y las otras feligresías, así como la tarea de Caritas, fundamentalmente en la época de la crisis económica (por ejemplo el año 2001), un hogar para ancianos y el club donde se le dio apoyo escolar y merienda a más de 300 chicos, forman parte de su mérito personal.
Por todo esto, dentro del marco de la gran fiesta popular, la Cámara de Comercio de Manuel Alberti tomó la decisión de entregar una placa en reconocimiento a la tarea comunitaria y al compromiso para con el pueblo de Manuel Alberti del padre Tomás Llorente.
No faltaron los que conocen profundamente a este cura que en más de una oportunidad se enfrentó con los políticos por sus promesas incumplidas, especialmente con el intendente Zúccaro, por conseguir obras para el pueblo, los que pretenden que una calle de Alberti lleve el nombre de Tomás Llorente, señalando que los homenajes se deben hacer en vida.