“CHAU, ME VOY A PILAR PARA TOMAR EL TREN HASTA MONTEVIDEO”

A partir del mes de setiembre, subir al tren en la estación Pilar del ex Ferrocarril General Urquiza y bajarse en la República Oriental del Uruguay, más puntualmente en la localidad de Salto costará la módica suma de 100 pesos.
Esa será la primer escala del servicio ferroviario que llegará a Paso de los Toros, en el departamento de Tacuarembó partiendo desde Pilar, pero que a partir de diciembre se extenderá hasta Montevideo.
Para cubrir el trayecto entre las cabeceras del ramal habrá que abonar un boleto de 140 pesos. En tanto, el viaje a Paysandú valdrá 110 pesos. Pero la misma línea tendrá paradas intermedias en distintas estaciones ubicadas en pueblos y ciudades de la provincia de Entre Ríos con diferentes precios: el pasaje hasta Concordia costará 90 pesos, a Villaguay 70 y a Basavilbaso, la primer parada del servicio, 50 pesos.
En un principio habrá un servicio semanal que partirá los viernes y regresará los domingos. Desde octubre, la frecuencia se ampliará a tres servicios por semana (lunes, miércoles y viernes con regresos los martes, jueves y domingos). Las estaciones serán: Basavilbaso, Villaguay, Concordia, Salto, Paysandú y Paso de los Toros.
En tanto, a partir de diciembre el servicio operará una vez por día con destino final Montevideo. El ramal va a operar con formaciones holandesas y estará a cargo de la empresa TBA, actual concesionaria de las líneas Mitre y Sarmiento.
Cabe destacar que el ramal llegará a contar con 10 coches de origen holandés que llegarían a disponer cuando el servicio funcione en todo su esplendor con entre 6 y 8 vagones cada uno. A su vez, las unidades fueron adquiridas por la firma Cometrans.
Debido a que los trenes desarrollarán velocidades promedio de entre 40 y 50 kilómetros por hora, se calcula que los tiempos de viaje serán de 11 horas hasta Paso de los Toros y 14 horas hasta Montevideo.

INAUGURACIÓN
Hace medio siglo, Argentina y Uruguay tenían dos de las redes ferroviarias más extensas y modernas de América del Sur, pero las políticas implementadas a partir de los años ’70 por su respectivos gobernantes dejaron en desuso casi todo el sistema de trenes. Como parte de ese declive, en 1985 cerró la única conexión de ferrocarril que había entre los vecinos rioplatenses: un servicio de menos de 30 kilómetros que unía la ciudad argentina de Concordia, en la provincia de Entre Ríos, con la localidad uruguaya de Salto, en el departamento del mismo nombre.
Treinta y seis años después, los presidentes Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina, y José Mujica, de Uruguay, decidieron reabrir ese servicio, que además tendrá una extensión más amplia, de 813 kms.
Kirchner y Mujica participaron el lunes de la ceremonia de reinauguración, en la que resaltaron el acercamiento entre los dos pueblos, que en los últimos años se habían visto divididos por la disputa entre ambos países en torno a la construcción de la fábrica de celulosa UPM (ex Botnia), en territorio uruguayo.
Los presidentes de Uruguay y de Argentina aprovecharon la inauguración de la línea férrea Concordia-Salto para destacar el buen momento de las relaciones entre ambos países.
“No podemos perder este partido. Nunca hemos estado tan cerca con Argentina en 50 años” sostuvo José Mujica y agregó que “vamos pasito a pasito estrechando y mejorando permanentemente nuestra relación”.
Cristina Fernández de Kirchner le respondió: “Dimos un pasote, porque hasta hace no mucho tiempo no podíamos cruzar libremente de un lado al otro, lo que no puede ocurrir nunca más”.
El acto contó con numeroso público, sobre todo de miles de entrerrianos que cruzaron el río para alentar a la presidenta argentina que se encuentra en campaña política rumbo a las elecciones de octubre.