perros 2Mediante una notificación oficial, el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires destacó el trabajo desarrollado por los instructores y los perros de la División Canina municipal.
El texto, firmado por el comisario general Claudio Echeverry, a cargo de la Superintendencia de Seguridad del Área Metropolitana Sur, distingue a los instructores Raquel Peralta y Diego Tula, y a los perros Bruno y Max, por su constante dedicación cada vez que son requeridos, su buen desenvolvimiento laboral y profesional, y su aporte determinante en distintos hechos policiales de relevancia.
La distinción se hizo efectiva unos días después de la participación decisiva que los instructores y los perros de la División Canina de Escobar tuvieron en un doble femicidio ocurrido la semana pasada en Monte Chingolo, donde la actuación de los canes fue clave no solo para encontrar los cuerpos de las víctimas, Cristina Iglesias, de 40 años, y su hija Ada, de 7, sino también para el propio esclarecimiento judicial de los femicidios.
Las víctimas estaban desaparecidas desde el miércoles y, a pedido de los investigadores, el sábado se solicitó la intervención del perro Bruno, ejemplar de raza Weimaraner especializado en el rastreo de personas vivas, y del perro Max, un ovejero belga Malinois entrenado en la búsqueda de cadáveres. Ambos canes desarrollan sus tareas a través de técnicas basadas en el olfato.
Así, los instructores de la Municipalidad de Escobar, Diego Tula y Raquel Peralta, diagramaron un trabajo para cada perro. Se rastrearon las casas linderas y algunos baldíos, hasta que Max se plantó señalando el fondo de la propia vivienda de las víctimas. La policía descubrió allí ambos cuerpos enterrados, envueltos en una frazada. Ya en la comisaría donde estaba detenido Abel Romero, pareja de la mujer asesinada, el paso siguiente de la investigación fue hacerle oler a Bruno un pedazo de esa frazada. Inmediatamente el perro se trasladó varios metros y se detuvo frente a la celda donde estaba el hombre, quien horas después, cuando le tomaron declaración indagatoria, terminó confesando ser el autor de ambos crímenes.
La división canina de la Policía Local de Escobar fue creada por iniciativa del intendente Ariel Sujarchuk en 2016. Está compuesta por destacados instructores, ocho guías de la fuerza de seguridad municipal y perros especializados para distintos tipos de delitos. El trabajo de Bruno es habitualmente muy requerido por ser uno de los pocos perros en toda la provincia de Buenos Aires especializado en el rastro de la búsqueda de personas.