9 de Julio aEl intendente Ariel Sujarchuk encabezó el acto en conmemoración del 201° Aniversario de la Independencia nacional realizado en la Sociedad de Fomento de Matheu, que contó con la presencia de numerosos vecinos a pesar de las condiciones climáticas adversas.

“Recordar el 9 de julio de 1816 significa primero que nada rendir homenaje a aquellos hombres que antepusieron los intereses de la Patria a cualquier mezquindad en nombre de la libertad. Y en ellos, reafirmar que somos parte de un misma sociedad y que eso nos exige respeto máximo por el prójimo y trabajar por el bien común, por la noble igualdad, para que todos tengamos el mismo derecho al trabajo, a la educación, a la salud y a la cultura, aspectos fundamentales para el desarrollo de cualquier pueblo”, expresó Sujarchuk durante su discurso.

Durante el emotivo acto, la agrupación Gala Lírica entonó las estrofas del Himno nacional y el tema Canción con todos, y el ballet Municipal de Protección Universal, dirigido por Emilia Ochippinti, ofreció un espectáculo de danza tradicional. Además, Sujarchuk distinguió a los Bomberos Voluntarios de Matheu por su aniversario.
Más temprano, el jefe comunal participó de un tedeum en la parroquia San Juan Bautista, acompañado por funcionarios de gobierno, concejales de los distintos bloques políticos y representantes de entidades religiosas, sociales, educativas, culturales y deportivas, así como también miembros de las fuerzas de seguridad y de comunidades extranjeras con presencia en todo el distrito.

“La argentinidad la definimos y la defendemos de manera permanente, cada día, cuando recordamos a los padres de la Patria pero más aún cuando somos buenos hijos de esa misma Patria. La independencia y la libertad son como el amor: primero se conquistan y luego se construyen en los actos cotidianos. Es así como nos sentimos mucho mejor cuando damos que cuando recibimos. Por eso vamos a seguir trabajando y por eso vamos a seguir llenando de derechos a nuestra gente. ¡Viva Escobar! ¡Viva la provincia de Buenos Aires! ¡Viva la Patria!”, concluyó Sujarchuk.