El ministerio de Salud provincial puso en marcha el plan 2012 contra las infecciones respiratorias. Harán seguimiento domiciliario de casos severos. El año pasado hubo 15.568 casos menos que en 2010.
Con la distribución de 280 mil aerosoles de salbutamol en centros de salud y una inversión de 18 millones de pesos para sumar enfermeros y médicos a los establecimientos sanitarios, se puso en marcha a partir de este lunes el plan contra las Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB) 2012.
De este modo se busca prevenir y controlar estas enfermedades que, de no tratarse, pueden ser causa de muerte, sobre todo en menores de un año. “Esta temporada nos vamos a centrar en la prevención y en el seguimiento domiciliario de los casos de riesgo, a lo que se suma la entrega de medicamentos gratuitos en centros de salud municipales y en los hospitales de la Provincia”, detalló el ministro de Salud provincial a los medios de comunicación.
El año pasado se notificaron en la Provincia 140.517 casos de bronquiolitis en menores de dos años, que en esa franja de edad es la infección respiratoria aguda más frecuente. Si bien fueron 15.568 casos menos que en 2010, los expertos de la cartera sanitaria provincial explicaron que se trató de una año de pico epidémico.
“Cada cuatro o cinco años se observa un incremento de casos y muertes por IRAB, sin embargo, el fortalecimiento del programa en la Provincia viene mostrando una reducción importante del peso de estas enfermedades en la mortalidad infantil”, explicó la directora de Maternidad e Infancia del ministerio de Salud, Flavia Raineri, quien junto con el viceministro de Salud provincial, Sergio Alejandre reunieron en la última semana a referentes de todas las Regiones Sanitarias en la Casa de la Provincia para ultimar detalles del plan.
Raineri atribuyó la reducción de casos de IRAB a varias causas: por un lado, a la incorporación al calendario de la vacuna antigripal, que ayuda a morigerar el impacto de las infecciones respiratorias y, por otro, a “que durante los últimos años hemos generado campañas muy intensas para que los padres mantengan el alerta y consulten al médico frente a los primeros signos de dificultad respiratoria”.
Las autoridades sanitarias agregaron que otro de los motivos de la reducción de las IRAB tiene que ver con que en 717 centros de atención primaria y 132 hospitales se distribuyó la medicación necesaria para entregar a los afectados.
El programa contra las Infecciones Respiratorias Agudas Bajas (IRAB)
de la Provincia incrementó la entrega de aerosoles con broncodilatadores de 171.500 en 2007 a 280.000 este año.
Se estima que un 30 por ciento de las muertes por infecciones respiratorias ocurren en los hogares. Por eso, el ministerio de Salud provincial implementará este año un sistema de seguimiento domiciliario.
“La idea es que el equipo de salud esté atento, converse con los papás, evalúe minuciosamente cada caso y, si lo considera de riesgo, mantenga un contacto con la familia”, detalló Raineri. Y agregó que en estos casos los promotores de salud de la Provincia visitarán a las familias luego del alta para evaluar al bebé y ofrecer asesoramiento.
Los especialistas explicaron que una de las razones de muerte domiciliarias en chicos afectados por bronquiolitis es el colecho, es decir, que el bebé comparta la cama con padres o hermanos. “En estos casos siempre se corre el riesgo de asfixiar al pequeño y este riesgo se acentúa cuando el chico está cursando una enfermedad respiratoria como la bronquiolitis”, detalló Estela Grad una de las referentes del programa.
Asimismo, recomendó evitar por todos los medios el consumo de tabaco en presencia de los bebés, porque irrita y aumenta el riesgo de obstrucción de la vía respiratoria. El humo del cigarrillo resulta tan tóxico y expansivo que los especialistas indicaron que “no sirve que el bebé esté en un ambiente y el fumador se vaya a otro: el humo del tabaco persiste por muchas horas en el hogar y se desplaza de un lugar a otro fácilmente” enfatizó y concluyó que por eso los padres que cuidan a sus hijos deben prohibir tajantemente que se fume en los hogares.
Es muy imprtante tener en cuenta que la consulta al médico ante los primeros signos de una Infección Respiratoria Aguda baja (IRAB), debe realizarse de inmediato. El retraso en el tratamiento suele agravar el cuadro obstructivo y aumenta el riesgo de secuelas. Los síntomas que deben motivar la consulta al centro de salud más cercano son:
- Respiración rápida (agitación).
-Hundimiento debajo de las costillas al respirar.
-Irritabilidad.
-Rechazo al alimento o disminución de la ingesta.
-Palidez.
-Dificultad para el sueño o descanso.
-Fiebre.
-Silbido en el pecho.