Según una fuente de la Casa de Gobierno, que asiste un par de veces en cada semana a la sala de periodistas, el intendente de Pilar Humberto Zúccaro hace tiempo que cayó en desgracia con Cristina Fernández de Kirchner. En la conversación, el funcionario trató al jefe comunal pilarense de “ambiguo” y que “se ganó una pésima  fama con los más altos funcionarios del gobierno nacional, e incluso con Daniel” (por Scioli).
Los dichos de este apreciado amigo del periodismo acreditado toman verdadera  dimensión si se tiene en cuenta que últimamente, cuando la Presidenta de la Nación visita Pilar por algún acto, a Zúccaro  no le dirige la palabra. La prensa local puede dar testimonio de esto ya que durante la reinauguración de la empresa Tres Arroyos, en la que Zúccaro movilizó a centenares de personas, la Presidente no le dirigió la palabra al intendente, que compartió la mesa pero no la posibilidad de hablar. En otra ocasión, durante el acto de entrega del Plan de Viviendas Federal de San Alejo la Presidenta dijo con caras de pocos amigos “Prefiero hablar con los vecinos, con los funcionarios hablo todos los días”,  desairando al jefe comunal, en medio de una teleconferencia.
A pesar que el intendente, una y otra vez  intenta minimizar la poca comunicación pública entre Nación y Pilar, en cada acto en que participan Cristina Fernández o Daniel Scioli, Zúccaro casi no es nombrado o no lo dejan hablar.
Algo similar ocurrió cuando el gobernador de la provincia  visitó Presidente Derqui por el Programa Envión. Luego del entrega oficial, el municipio organizó un acto para demostrarle su apoyo a Scioli pero no llevó la cantidad de gente esperada y el gobernador, cada vez que tuvo que hablar de la gestión Zúccaro se refirió a Pilar y no mencionó al intendente en ningún momento.
Estos cortocircuitos, se dice en el ambiente político local, posiblemente se deban a las desafortunadas salidas de Zúccaro,  que seguramente se cree muy pícaro. En un acto que se llevó a cabo en el Bº Los Cachorros el médico pilarense criticó agriamente y con improperios al Gobernador Scioli y al entonces Ministro de Salud de la Provincia. En las elecciones legislativas de 2009 cuando Zúccaro, compartía boleta con el kirchnerismo, dijo públicamente “arriba voten a quien quieran pero acá en Pilar usen el corazón y vótenme a mí”. En esas elecciones, que ganó el candidato Francisco de Narváez, en Pilar hubo un alto corte de boleta que produjo una diferencia de 9 puntos entre la lista local respecto de la nacional.