Un llamado proveniente del Call Center 911 dando cuenta sobre un suicidio, provocó que personal de la comisaría de Escobar y la Instructora Judicial de la fiscalía de turno, Dra. Florencia Idoyaga, se constituyeran en una vivienda ubicada en la calle Neuquén al 1500, entre Bolivar y Los Robles, estableciendo que el cuerpo sin vida de un joven pendía colgado del cuello con una cuerda atada a un tirante del techo. El occiso fue identificado como Miguel Bergéz (27) y su cadáver enviado a la morgue judicial para que le practiquen la autopsia.
Según una fuente el joven habría tomado la drástica determinación por cuestiones sentimentales, estaba separado de su esposa hacía tres meses y dejó una carta cuyo contenido no trascendió.